Tambien este año Alberobello encantó con su belleza, así como las bicicletas del museo de San Giorgio Ionico, evidencias de antiguos oficios.

MARUGGIO – Hoy fue un día largo que comenzó con una visita a los trulli de Alberobello. Para algunas competidoras parecía ser un nombre imposible de pronunciar, pero, después de haber sido deslumbrado por los techos y colores de los tejados cónicos, no lo olvidaran jamas. Para el equipo de Giusy y Giuseppe, también fue difícil observar la mesa de conducción porque la «caza del recuerdo» era casi incontrolable.

el grupo en Alberobello, patrimonio UNESCO de la humanidad

El almuerzo fue servido por el equipo de Victoria Bakery, inaugurado por Denis y Annalisa hace solo cinco meses. En el buffet con especialidades locales se añadió un suculento cheese cake que desapareció en menos de un minuto.

con Annalisa y Denis, dueños de Victoria Bakery

Media hora más tarde, el grupo llegó al Museo de los trabajos antiguos de bicicleta de San Giorgio Ionico, donde el alcalde, Mino Fabbiano, el asesor de cultura, Luciano Cinieri, y Pasquale Tripiedi, a cuya pasión debemos la increíble colección de memorias del siglo pasado, dieron la bienvenida a las Embajadoras de Progreso.