Un día intenso, con visita a la ciudad de los trulli, patrimonio de la humanidad UNESCO, almuerzo en el famoso restaurante Four Seasons en Martina Franca y visita al oasis WWF de Taranto.

La alarma sonó temprano porque los trulli de Alberobello, patrimonio de la humanidad, están lejos del Grand Hotel dei Cavalieri.
La belleza del distrito histórico con sus típicas casas con techo de cono ha fascinado a todos y, como siempre, las tiendas de recuerdos han sido “asaltadas”.


Un paseo por las estrechas calles de Martina Franca llevó al grupo a almorzar en el palacio del siglo XVII que alberga el excelente restaurante Four Seasons, administrado por Mimmo Guarino. El Café Trípoli luego ofreció pasteles y café.

El día, dedicado al medio ambiente, terminó con una visita al oasis WWF del mar Piccolo de Taranto, encerrado en el área militar de la escuela de voluntarios de aviación militar.